Alimentos Eco


Hace poco tuvo lugar el Congreso Mundial sobre el Clima, con sede en España y organizado por la COP (Conferencia de las Partes), órgano de las Naciones Unidas1. El cambio climático, y las condiciones derivadas de ello, han llevado hoy en día a una situación de crisis que traspasa fronteras, y que nos repercute a todos.

Seguramente hayáis vislumbrado en los estantes de súper letreros llamativos en verde, con los términos “Eco” o “Bio”. Pero ¿qué implica realmente esta denominación?

Para poder categorizar un producto como ecológico, o presentar la etiqueta de ecológico, deben cumplirse una serie de requisitos y condiciones, así como atenerse a una legislación concreta.

Tranquilos, a pesar de parecer un poco lío y sonar enrevesado, os lo hemos resumido en este post, para que en la próxima comida familiar deslumbréis a todos con vuestro conocimiento. ¡Sigue leyendo que te lo contamos a continuación!

Producción Ecológica

En España, contamos con el Reglamento (UE) 2018/848 del Parlamento Europeo y del Consejo, que regula todo aquello relacionado con la producción y con los productos ecológicos2.

La producción ecológica tiene una definición muy amplia. Consiste en un sistema de gestión sostenible, el cual se basa en los siguientes principios2:

  1. El respeto de los sistemas y ciclos naturales, junto al mantenimiento y mejora del estado del suelo, agua, aire, la salud de las plantas y los animales, y el equilibrio entre todos ellos.
  2. La conservación de elementos del paisaje natural como lugares que sean patrimonio natural.
  3. La utilización responsable de la energía y recursos naturales (agua, suelo, materias orgánicas y aire).

En relación con los productos ecológicos, la producción ecológica busca obtener una amplia variedad de alimentos que sean2

  • de buena calidad.
  • obtenidos mediante procesos que no dañen el medio ambiente, la salud humana, la salud y el bienestar de los animales ni la fitosanidad.
  • garantía de que se ha respetado la integridad en cada etapa de la producción, transformación y distribución de los alimentos y piensos.

Como veis, una definición completa y amplia que no deja ningún cabo suelto2.

¿Qué es y qué no es ecológico?

Hemos llegado a ese momento de la comida familiar cuando te preguntan: “y entonces, ¿qué es ecológico?”. La primera opción es repetir la definición de producción ecológica, dando ejemplo de tu asombrosa memoria. Pero para hacértelo más fácil, hay una serie de pautas2:

Por otro lado, la densidad animal está limitada: los animales no pueden estar en establos cerrados, sino que deben disponer de espacio al aire libre. Está prohibido el uso de organismos modificados genéticamente, radiaciones ionizantes o empleo de hormonas2.

Todos los productos que cumplan lo estipulado en el reglamento podrán constar del etiquetado ecológico en su envase. En la lista de ingredientes deberá indicarse cuáles son los ingredientes ecológicos2. Esta es la respuesta comodín, en caso de que se te olvide todo lo anterior.

Como podéis ver, llevar una alimentación saludable a través de una dieta sostenible sólo conlleva ventajas, no sólo desde un punto de vista de calidad, sino también nos aseguramos de contribuir al mantenimiento del medioambiente.

 


1 COP25. Equipo, Presidencia y Visión [Internet]. 2019. {Consultado el 05-12-19}. Disponible en: https://www.cop25.cl/#/equipo-y-presidencia
2 Reglamento (UE) 2018/848 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo de 2018, sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 834/2007 del Consejo