Compromiso de la industria agroalimentaria en la mejora de la composición nutricional de los alimentos


¿SOMOS UNA POBLACIÓN SANA?

¿Sabías que España es el segundo país con mayor esperanza de vida al nacer entre los países de la OCDE*, con 83 años de media?1.

Entre los principales factores de riesgo para la salud se encuentran la obesidad y el sobrepeso, por su relación con problemas cardiovasculares, cánceres, diabetes y otras enfermedades secundarias. En general, la obesidad está ligada al estilo de vida y sus cifras suponen un verdadero reto para la salud pública2.

La prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil también se sitúa entre las más altas de los países de Europa, siendo del 23,2% y del 18,1% respectivamente según el último estudio Aladino (2015). No obstante, el exceso de peso ha seguido una inversión de la tendencia hacia un peso más saludable gracias a esfuerzos realizados, lo que justica la necesidad de seguir reforzándolos para conseguir disminuir las cifras de prevalencia1,2,3.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social a través de la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) y junto a varios sectores de alimentación, promueven en conjunto un plan para la mejora de la composición de alimentos y bebidas. El objetivo es facilitar opciones más saludables en línea con las exigencias del consumidor y las tendencias de la Unión Europea, para conseguir una alimentación más equilibrada y de mayor calidad nutricional4.

El Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los Alimentos y Bebidas y Otras Medidas (2017 – 2020) contempla la reducción de azúcares añadidos, sal y grasas saturadas. Entre los sectores que se han sumado al acuerdo se encuentran productos lácteos, aperitivos salados, bebidas refrescantes, bollería, cereales de desayuno infantil, platos preparados y salsas, entre otros1.

Es importante destacar que la reformulación e innovación de los productos alimenticios debe formar parte de una respuesta global que incluya otras medidas para mejorar la salud de los ciudadanos, como la promoción de actividad física y estilos de vida saludables desde la infancia y educación al consumidor1.

Hay que recordar que no todos los productos pueden ser reformulados por cuestiones tecnológicas, legales, de seguridad alimentaria, o por sus propias características organolépticas1.

PLAN DE COLABORACIÓN PARA LA MEJORA DE LA COMPOSICIÓN DE LOS ALIMENTOS Y BEBIDAS Y OTRAS MEDIDAS

Entre los objetivos específicos del PLAN destaca la reducción del 10% de la mediana de azúcares añadidos en diversos grupos de alimentos y bebidas de habitual consumo en niños y jóvenes. Además, se pretende reducir la sal y las grasas saturadas y trans de origen industrial y asegurar que mediante estas reducciones no se eleve el contenido calórico de los productos2.

Además, se propone incrementar la oferta de menús y comidas más saludables fuera del hogar, incluyendo máquinas vending. Otro de los objetivos es potenciar el esfuerzo y colaboración voluntaria tanto de empresas pequeñas, como medianas o grandes y también aplicar la investigación y desarrollo de estos productos más saludables a nivel internacional2.

Otra línea estratégica del PLAN es, mejorar la calidad nutricional de la alimentación y facilitar alcanzar los objetivos nutricionales y recomendaciones dietéticas de la población. Se facilitan las opciones saludables para impulsar la protección de la salud y se pretende involucrar al ciudadano con información en base a la educación alimentaria2.

En conjunto, se favorece la coordinación de estas medidas con las distintas administraciones para contribuir, a nivel europeo, a impulsar estas iniciativas y su seguimiento con el objetivo de prevenir la obesidad.

Para finalizar, es importante destacar que la colaboración de todos los sectores es imprescindible para conseguir los objetivos del plan y por ello se ha involucrado además de la industria alimentaria, a sectores como la restauración social, restauración moderna y de distribución automática, ya que tienen gran impacto en los hábitos de consumo de la población2.

 

*OCDE: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.


1 Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB). La industria de alimentación y bebidas ratifica su compromiso para la mejora de la composición de más de 3.500 productos. 2019. Disponible en: https://fiab.es/la-industria-de-alimentacion-y-bebidas-ratifica-su-compromiso-para-la-mejora-de-la-composicion-de-mas-de-3-500-productos/
2 Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). PLAN de colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas y otras medidas. 2017-2020.
3 Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). Estudio Aladino 2015. Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España. 2015.
4 Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). Plan de colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas y otras medidas 2020. Trabajando juntos por una alimentación más equilibrada y saludable. Disponible en: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/nutricion/seccion/plan_colaboracion.htm