El movimiento Alimentando el Cambio pretende visibilizar y conectar en distintos ámbitos, soluciones innovadoras que mejoren la salud de los niños y niñas, potenciando su capacidad de ser agentes de cambio. Una parte importante de este trabajo ha sido identificar e investigar proyectos que, a través de la escuela, hayan sido capaces de mejorar significativamente los estilos de vida y alimentación de los niños y niñas.

En 2018-2019 se lanzó el primer “Alimentando el Cambio Challenge”: un concurso que tenía el objetivo de identificar buenas prácticas de hábitos de alimentación e hidratación saludables que se hayan puesto en marcha en centros educativos de Educación Primaria de España.

Actualmente se pone en marcha la segunda edición
de Alimentando el Cambio Challenge.

2020

OBJETIVO DEL CHALLENGE 2020

Reconocer y dar visibilidad a equipos de niños y niñas que hayan impulsado proyectos innovadores a través de sus escuelas, con el objetivo de fortalecer buenos hábitos de alimentación e hidratación, mejorar su salud, la de los demás y la del planeta.

consulta el formulario de inscripción

Criterios de admisión al Challenge 2020

Para ser admitido al concurso, cualquier proyecto presentado debe cumplir con tres criterios básicos:

Contar con la participación de un Centro Escolar de Educación Primaria

Ser impulsado por un equipo de, al menos, cinco niños y niñas de 4to, 5to y/o 6to de primaria

Tener claramente el objetivo de promover hábitos de alimentación y estilos de vida saludables

Criterios de valoración

Los proyectos ganadores se escogerán por el jurado según los siguientes criterios de valoración:

Protagonismo de los niños

Se buscan proyectos que sean capaces de crear espacios para que los niños y niñas propongan soluciones y puedan llevarlas a cabo

Enfoque transversal

Se buscan proyectos que aborden los la salud de manera trasversal

Integración en el centro educativo

Se buscan proyectos que estén alineados con el proyecto educativo del centro

Potencial de impacto

Se buscan proyectos que estén generando cambios positivos en su entorno, tanto dentro como fuera de la escuela

Replicabilidad

Se buscan proyectos que sean fáciles de replicar en otros lugares

Creatividad e innovación

Se buscan proyectos que aporten ideas nuevas

Jurado

Estará constituido por 5 miembros:

  • 1 representante de Danone.
  • 1 representante de Fundación Ashoka.
  • 1 representante de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).
  • 1 representante del Ministerio de educación y formación profesional.
  • 1 miembro experto en educación externo.

Calendario

Apertura concurso: 11 de noviembre de 2019

Plazo para la inscripción: 15 de abril de 2020

Entre la recepción de las candidaturas y el plazo final para la inscripción, los organizadores podrán entrar en contacto con los candidatos para solicitar información adicional

Anuncio público de los ganadores: mayo de 2020

Premios

Habrá un total de tres proyectos ganadores, destacando en una o más de las siguientes categorías:

  • Proyectos de alimentación saludable e hidratación
  • Proyectos de colaboración entre escuela y familias
  • Proyectos de mejora del comedor

Los ganadores recibirán los siguientes premios:

1er ganador

Dotación económica de 2.500€ para el centro educativo

Además, se cubrirán todos los gastos relacionados con la participación de CINCO niños en el Campus Ifema Thinkids 2020

Campus Ifema

2do ganador

Dotación económica de 1.000€ para el centro educativo

Además, se cubrirán todos los gastos relacionados con la participación de CINCO niños en el Campus Ifema Thinkids 2020

Campus Ifema

3er ganador

Dotación económica de 500€ para el centro educativo

Además, se cubrirán todos los gastos relacionados con la participación de CINCO niños en el Campus Ifema Thinkids 2020

Campus Ifema

Preguntas Frecuentes

Buscamos proyectos que nazcan de la voluntad de los más pequeños de cambiar las cosas. Por ello, queremos que sean ellos y ellas los que lideren estos proyectos. Por tanto, aunque las iniciativas tengan que contar con el apoyo de profesorado y centro escolar, buscamos que las ideas surjan de los espacios de los niños y niñas y que sean ellos y ellas lo que tengan la voluntad de ponerlos en marcha.

Hay que tener en cuenta que en la infancia se adquieren los hábitos de alimentación e hidratación para el futuro, por eso es importante que las futuras generaciones sean capaces de tomar mejores decisiones sobre su salud y así contribuir a construir un futuro más saludable y sostenible La palabra “hábito” son acciones que llevamos a cabo por costumbre y sin pensar.  Si lo trasladamos al mundo de la salud y el bienestar, podemos afirmar que un hábito saludable es un acto que tiene continuidad a lo largo del tiempo y que el mero hecho de realizarlo asiduamente es beneficioso para la salud del que lo practica y muy probablemente influya positivamente en el resto de la sociedad que le rodea. Un estilo de vida saludable, en todos los ámbitos que abarca, no es difícil de conseguir siempre y cuando nos concienciemos de que solo tiene beneficios. Cambiar la mentalidad y dejar el miedo al cambio a un lado, es algo indispensable para llevar a cabo un programa de vida sana. Ejemplos de hábitos de vida saludable son, practicar ejercicio físico, descanso, higiene, equilibrio mental, responsabilidad con el medio ambiente… y en el caso de la alimentación saludable acciones como basar la alimentación en alimentos de origen vegetal poco procesados, consumir esporádicamente productos como derivados cárnicos (salchichas, embutido…) o procesados como bollería, pastelería, refrescos… reducir los azúcares añadidos a menos del 10% de la ingesta calórica total, o tomar menos de 5 gramos de sal al día.

Queremos que los proyectos impulsados puedan ser aplicados en otros centros escolares y contextos, por tanto, consideramos que la replicabilidad de los mismos tiene que ver con la simplicidad para ponerlos en marcha y que cuenten con elementos comunes a diferentes centros escolares. Asimismo, la memoria del proyecto debe estar bien documentada, para simplificar la labor de replicabilidad. Otros de los aspectos que se tendrá en cuenta es la participación de varios agentes, es decir, cuantos más implicados (centro, profesorado, AMPA), más opciones para la replicabilidad.

Queremos que los proyectos impulsados sean lo más genuinos posibles. Por tanto, se valorarán aquellas ideas que no tengan que ver con otras que ya se hayan puesto en marcha por parte de centros escolares o administraciones públicas. En este sentido, consideramos que la diversidad de actores es una riqueza para los proyectos, pues se pueden aportar más puntos de vista. Asimismo, creemos que las ideas deben conectar con los anhelos e intereses de los niños y niñas, impulsores esenciales de las ideas, para generar así un mayor impacto.

Creemos que, pese a que la escuela puede ser un factor de cambio esencial en los valores nutricionales y de estilos de vida de la juventud, el entorno familiar tiene mucho peso en los niños y niñas. Se valorará, por tanto, la implicación de padres y madres y de las AMPAS. Se tendrá en cuenta, por tanto, que la implicación de la familia sea directa y esencial a la hora de implementar las ideas, así como que se favorezca un flujo de información entre los entornos familiares y los colegios.

El comedor es un ámbito en el que hemos enfocado gran esfuerzo desde Alimentando el Cambio, pues creemos que es un espacio con gran potencial educativo no solo para aprender hábitos de alimentación saludables y sostenibles, sino también por toda la perspectiva de convivencia que conlleva. Sería positivo que los proyectos incluyan acciones de mejora e innovación del comedor, sin embargo, no es algo que se considera estrictamente necesario.

Ediciones anteriores

Ediciones anteriores:
Alimentando el Cambio Challenge 2019

Las iniciativas ganadoras se han llevado a cabo en tres escuelas de educación primaria de Segovia, Collado Villalba (Madrid) y Vilanova de Arousa (Pontevedra) y han logrado una mejora en los hábitos saludables, implicando activamente a los niños y niñas.