Cambios en la conducta alimentaria de los niños


Hábitos alimentarios

La infancia es una de las etapas más importantes desde el punto de vista de la nutrición, ya que, durante ésta, se forman los hábitos alimentarios del niño, siendo muy difíciles de cambiar en el futuro1. Educar a los más pequeños y cambiar su conducta alimentaria no siempre es fácil, y no es algo que se consiga de la noche a la mañana. De hecho, es importante recordar a los padres que es un proceso que lleva tiempo y que lo más probable, es que su hijo rechace ciertos platos saludables al principio. Por ello, ir introduciéndolos de vez en cuando será un buen comienzo.

Educar a los más pequeños y cambiar su

conducta alimentaria no siempre es fácil

Tanto en niños como en adultos, es recomendable hacer 5 comidas al día e intentar repartir la ingesta de manera que la mayor parte de ésta se localice en las primeras horas del día2. Una buena forma de lograrlo es incluyendo una comida entre el desayuno y la comida del mediodía: el tentempié; y otra entre la comida del mediodía y la cena: la merienda. No siempre podemos controlar lo que comen los niños en el colegio, por eso prepararles snacks son una excusa perfecta para que se lleven sus hijos en la mochila y que los padres se aseguren de que comen mejor.

¿Sabes cómo debe ser el reparto de calorías durante las diferentes comidas? Se recomienda lo siguiente: En el desayuno el aporte debe ser el 25% de las calorías totales, el tentempié debe aportar el 5%, la comida del mediodía el 40% y tanto la merienda como la cena, un 15% cada una2. Para que te sea más fácil saber las calorías que deben aportar el tentempié y la merienda te dejamos una tabla orientativa:

Estas cantidades orientativas también deberán tener en cuenta la actividad física que realicen los niños.

Tanto el tentempié como la merienda son una buena manera de tener un reparto uniforme de energía y nutrientes durante todo el día y evitar posibles atracones durante la comida del mediodía y la cena, garantizando así el mantenimiento de los niveles de glucosa en sangre y evitando el consumo de las reservas propias del organismo4.

Sin embargo, los padres no siempre tienen tiempo de preparar estos snacks o no siempre tienen claro qué tipo de alimentos dar durante estas horas del día. Por ello, es esencial ponérselo lo más fácil posible a los padres:

  • Debemos dejarles claro qué tipo de alimentos son saludables. Diversos estudios demuestran que, desde la lactancia, se acentúa la predisposición de consumo de productos dulces5, por lo que es muy fácil que recurran a consumir productos con poco valor nutricional. Aquí es donde entra en acción el papel del nutricionista: Ofrecerles alternativas apetecibles, pero saludables. Es aconsejable introducir alimentos adecuados a nivel nutricional tanto en el tentempié como en la merienda, por ejemplo, fruta, productos lácteos, pan o cereales integrales...
  • Las alternativas ofrecidas deben poder prepararse en menos de 15 minutos, para que los padres puedan dejarlo listo el día anterior, o el mismo día pronto por la mañana.
  • Que puedan aguantar al menos un par de días en la nevera. De esta forma, los padres podrán organizarse la semana.
  • Que pregunten a sus hijos: ¿Te gusta? Si se lo llevan al cole, no podremos saber si se lo comerán o se lo darán a su compañero de clase… Por eso, es importante tener en cuenta sus gustos y preferencias en la medida de lo posible.
  • Que sea fácil de llevar en la mochila y de comer cuando están en el cole.
  • Una manera de que a los peques les vaya apeteciendo cada vez más alimentarse de forma saludable es involucrándoles en la preparación de estos platos. ¡Cocinar es divertido!

Poco a poco, los padres irán viendo cómo mejoran los hábitos alimentarios de los niños, y estos se lo agradecerán en el futuro, cuando se vea reflejado en sus costumbres y en su salud.

 


1. Nutriguía. Manual de Nutrición clínica en atención primaria. Ana M. Requejo y Rosa M. Ortega. Universidad Complutense de Madrid. Madrid 2006.
2. José Antonio Pinto Fontanillo, Ángeles Carbajal Azcona. Dieta equilibrada, prudente o saludable, La. Colección Nutrición y Salud nº 1. Madrid: Consejería de Sanidad - D. G. de Salud Pública; 2003 ISBN/ISSN: 84-451-2412-9 3
3.Moreiras O, Carbajal A, Cabrera L, Cuadrado C. Tablas de composición de alimentos. Ediciones Pirámide (Grupo Anaya, SA). 17ª edición revisada y ampliada. 2015
4. Rivero Urgell M, Moreno Aznar L. A, Dalmau Serra J, Moreno Villares J. M, Aliaga Pérez A, García Perea A, et al. Libro blanco de la Nutrición Infantil en España. 1ª Ed; Zaragoza; 2015 5
5. Moreno Villares JM, Galiano Segovia MJ. El desarrollo de los hábitos alimentarios en el lactante y el niño pequeño. Sentido y sensibilidad. Rev Pediatr Aten Primaria. 2006;8 Supl 1:S11-25